Valeri, de 31 años, está de buen ánimo y ha respondido bien al tratamiento de su inflamación, pero no tiene idea de cuándo podrá volver a jugar. Y su condición deja al entrenador Kevin Muscat como un hombre sin saber si puede recurrir a un jugador de reemplazo de lesiones dadas las circunstancias. La