Andrew Johnston espera construir en Open fino y tiene los ojos puestos en Baltusrol

 

Johnston, conocido como Beef desde que tenía 12 años cuando su sobrenombre infantil de Beefhead fue abreviado por simplicidad, acababa de caer a seis bajo par y perdió su control en el tercer lugar ante JB Henry después de un comienzo brillante en su ronda.Sin embargo, iba a perseverar en su camino, terminando a las dos y experimentando el momento de mayor orgullo de su vida.

El tipo barbudo de 16 piedras de Barnet tenía las galerías comiendo de su mano todo el , la multitud reconociendo sus golpes, buenos y malos, con gritos de “Beef” y “We’re still got the Beef” con su compañero de juego, Bill Haas, sonriendo cortésmente como un visitante estadounidense observando el comportamiento peculiar de un vecino People.Henrik Stenson detiene a Phil Mickelson por su brillante triunfo en el Open Leer más

Después, Johnston admitió que recordaría el paseo hasta el 18 para siempre. “Fue una locura, hombre”, dijo. “Me había detenido y luego simplemente continuó y pensé que sería mejor que volviera a poner mi putter en el aire. Fue así.Fue increíble.

“Estaba un poco decepcionado por la forma en que jugué hoy, y no creo que mi juego corto haya sido lo suficientemente bueno. Comencé bastante bien y pensé que había una mejor puntuación, pero di lo mejor de mí y de eso me salí. No me arrepiento y tuve una semana fantástica. He ganado mucha experiencia “.

Un putt de 20 pies en la primera vez había vuelto a poner a la gente en marcha después de que una tercera ronda de 70 pusiera a Johnston en el penúltimo emparejamiento con Haas en este lo más inusual de Opens.El último par fue esencialmente jugar partidos para Claret Jug, con todos los demás persiguiendo premios en efectivo y un top 10, lo que trae consigo una invitación automática a la reunión en Royal Birkdale el próximo año. “La primera me sorprendió cuando llegué al green y agujereé el putt, y fue absolutamente loco allí”, dijo.

Un bogey en la segunda derribó a Johnston momentáneamente pero los birdies en el 3º y 4º lo llevaron a siete bajo y los gritos de aliento de la multitud fueron saludados sin vacilaciones con un pulgar hacia arriba.Incluso marchó al par tres con su putter en alto después de un golpe de salida decente solo para dejar su putt corto y registrar un primer par tardío de la ronda. “He sido muy bueno para conectar y desconectar y no había un solo disparo cuando no me estaba concentrando y me llegó”, dijo. “Me encantó cada minuto”.

Johnston, de 27 años y jugando solo su segundo Abierto después de perder el corte en Sandwich en 2011, aprendió el juego en el club North Middlesex después de ser llevado a un campo por su padre como un niño de cuatro años para golpear balones y mostrar una aptitud para el juego.Dijo que los puntos más bajos en su carrera fueron cuando sufrió una lesión en el hombro y también cuando estaba descartando en el Challenge Tour durante 11 o 12 semanas solo para tratar de mantenerlo, y se las arregló para hacer eso.

Su gran avance llegó en 2014 cuando logró ganar el Challenge Tour gracias a dos victorias en la temporada.Comenzó a hacer titulares en 2015 cuando hizo un hoyo en uno en el Campeonato BMW PGA en Wentworth, celebrando correr hacia un amigo que emergió para la multitud y completando un golpe en el pecho en el aire. Aunque Phil Mickelson se quedó corto, no podía dejar de mirarlo. Leer más

También ganó el Open de España de este año, hizo el corte en el US Open y Bridgestone, y todo esto lo logró con el aspecto de Grizzly Adams de un hombre que no se ha afeitado desde el Open de Portugal hace nueve meses.

La actitud y el comportamiento de Johnston le han hecho ganarse al público que lo mira; su interacción, en el curso y a través de las redes sociales, lo hizo popular entre jóvenes y viejos por igual y su juego le ha ganado una nueva generación de admiradores. “Todos somos diferentes en el curso, a algunos les gusta estar callados en el curso”, dijo Johnston. “A algunos les gusta ser un poco diferente.Entonces, primero deben hacer lo que les resulta cómodo.

“No quiero romper ninguna tradición, solo quiero ser yo mismo, salir y disfrutarlo y salir. y reconocer a la multitud. Hay muchos buenos modelos a seguir, pero siempre que pueda jugar al golf y afectar a las personas de una manera agradable, eso es lo más importante “.

Después de golpear su golpe de salida en el 7mo. metió la mano en su bolsa y sacó un tentempié para que siguiera funcionando, Beef Jerky, naturalmente, y aunque bateó su segundo golpe a ocho pies, el putt para birdie se perdió y siete menos fue lo mejor posible.

El back-nine se jugó en dos, pero logró mantenerse entre los 10 primeros y luego se le dijo que había sido invitado al Canadian Open en Glen Abbey esta semana.Ahora Johnston tiene la esperanza de entrar en la final de la temporada, el Campeonato de la PGA de EE. UU. En Baltusrol, la semana siguiente.

“Es un impulso de confianza muy bueno para terminar entre los 10 primeros de un major y estoy voy a tratar de usarlo positivamente y no volver a sentarme en él “, dijo.